En la Web En el Sitio________Powered by NGD
Home | Guitarristas | Entrevistas | Artículos | Lecciones | Tabs | Servicios | Audio Digital | Blog Nosotros Contacto 10
Por Manolo Yglesias .// Artículos
El Tocaor

La evolución del tocaor flamenco a través de los tiempos ha sido notable. En su aparición en los Cafés Cantantes, solamente le podía dar al cantaor dos tonos: uno, “por arriba” (en MI), y el otro, “por medio (en LA). Su técnica era muy rudimentaria: los picados, arpegios y trémolos, tan comunes hoy, le eran totalmente desconocidos. Tocaba casi exclusivamente con el dedo pulgar, hasta que, poco a poco, comenzó a utilizar los dedos restantes, e inclusive algunos golpes de caja realizados con las uñas. Con el correr del tiempo, inventó la cejilla, para adaptar el sonido de la guitarra a la voz del cantaor (aún hoy aquella sigue siendo un elemento importantísimo en el acompañamiento del cante) y también para darle al solo de guitarra un tono más agudo y brillante.

Desde aquellos comienzos hasta llegar a los concertistas flamencos de nuestros días, el papel del tocaor ha ido ganando importancia, constituyéndose en pilar y base de sustentación de todo espectáculo de arte flamenco, admirado y respetado en el mundo entero. La trilogía en la cual se asienta el arte flamenco está formada por la guitarra, unto con el cante y el baile. El intérprete de la guitarra es, sin duda, el más sacrificado de la trilogía pues debe, además de tener un perfecto conocimiento de todos los toques con sus respectivas falsetas (variaciones melódicas montadas sobre el ritmo del toque), conocer todos los bailes y los cantes con sus derivados. Debe tener en cuenta que no es lo mismo el toque para bailar que para cantar o para solo.

Si se toca para bailar o cantar, debe remitirse al papel de digno acompañante y ejecutar falsetas apropiadas que no se excedan y conviertan en adornos superfluos, pues pecaría de concertismo. Si lo hace como solista, deberá utilizar las falsetas con vuelo, inspiración, técnica, originalidad y respeto por las raíces auténticas que esa calidad y responsabilidad le exigen. Todo esto se complica aún más cuando en un cuadro (número con cante y baile), debe seguir los diferentes tiempos del bailaor con los cambios de tonalidad del cantaor, siendo todo ésto factible de de sufrir variaciones imprevistas debido a la inspiración momentánea que los artistas pudieran tener. Podemos agregar que, mientras en el acompañamiento para el baile el toque ejerce un dominio directo sobre los pasos y mudanzas del bailaor, (debiendo el guitarrista seguirlo en sus llamadas y desplantes), en el acompañamiento para el cante, el toque debe cumplir una misión de complemento rítmico y tonal, preparando la atmósfera y el aire para la inspiración interpretativa del cantaor y acompañarle hasta el desenlace. Podemos decir que, mientras en el primer caso es un monólogo, en el segundo debe ser un diálogo.

La técnica del tocaor moderno ha progresado a pasos agigantados, mucho más rápido que la de los restantes integrantes de la trilogía. Esto es debido, por un lado, a la evolución de la industria discográfica (gracias a la cual los tocaores podemos escucharnos unos a otros y perfeccionarnos), y, sobre todo, al estudio de otras técnicas musicales, como la clásica, el jazz y la música latinoamericana (sin olvidarnos de las escuelas orientales, que son nuestras raíces más profundas) Quizá, en esa incesante búsqueda de perfeccionamiento y evolución (signo vital del ser humano), se hayan cometido algunos excesos y desviaciones, debido posiblemente al olvido de las raíces auténticas o a la ambición comercial. Pero el tiempo todo lo purifica, como ha ocurrido tantas veces, y el tocaor y su guitarra seguirán dignificando el arte flamenco y llevando a todos los públicos del mundo su arte incomparable.


Volver Copyright 2003-2007 © www.elguitarrista.net