En la Web En el Sitio________Powered by NGD
Home | Guitarristas | Entrevistas | Artículos | Lecciones | Tabs | Servicios | Audio Digital | Blog Nosotros Contacto 10
Por Sergio Valor © 2006 .// Entrevistas
 
Gustavo Cerati

Entrevista completa a Gustavo Cerati tras la edición de su nuevo álbum, Ahí vamos (Sony-BMG, 2006) Luego de un intenso año de trabajo, a fines del 2005 Gustavo Cerati fue avanzando en su propio estudio en la producción de su nuevo trabajo discográfico "Ahí vamos" y concretamente en la grabación de voces y mezcla, sumándose en esta etapa el ingeniero Héctor Castillo, venezolano que reside en New York, que ha trabajado con artistas como Pete Thownshend, David Bowie, Lou Reed, Suzanne Vega y Philip Glass. El disco cuenta con la participación de: Richard Coleman, Fernando Nalé, Leandro Fresco, Tweety Gonzalez, Emmanuel Cauvet, Fernando Samalea, Pedro Moscuzza, Bolsa González, Flavius Etcheto, Capri, Loló Gasparini y Paula Zotalis. Coproducido por Tweety González y el propio Cerati, grabado y mezclado en Buenos Aires, el álbum fue masterizado en Nueva York por Howie Weinberg (entre los que se destacan sus colaboraciones con Gorillaz, Beaste Boys, Bjork, U2 entre otros) en el estudio Masterdisk. El álbum contiene 13 nuevas canciones.

En estudio
Con Richard Coleman
En estudio
Cerati
Resulta ridículo o impresentable que algunos críticos o comentaristas sostengan que tu nuevo disco es "un regreso a las guitarras rockeras", como si antes te hubieras dedicado a la música celta o algo por el estilo. Infiero que esas afirmaciones te incomodan.
Eso tiene que ver con el profundo desconocimiento que tiene mucha gente dedicada a criticar música o a seguir trayectorias de los músicos. Evidentemente, el que habla así no tiene ni la más puta idea de lo que está escribiendo. Pero ocurre eso, que uno no está volviendo. Alguien me pregunta: "¿Vos volviste?"... ¿Volví a qué? No volví a nada, no puedo volver a nada. Es todo parte de mí. Puede haber diferentes tendencias musicales en lo que estoy haciendo. A veces me involucro más por un lado que por otro, ya que trato de que todos los discos suenen diferentes. Ha sido así en Soda Stereo y en mi carrera solista. Ya no me parece sorpresiva esa situación ni, mucho menos, complaciente con nadie. La verdad, me encanta que a la gente le guste y responda bien, pero yo no tengo la llave maestra para entrar en el gusto mayoritario ni he hecho algún sondeo de opinión. Hay mucha gente a la que le gustan las cosas que hice con algún sentido más climático o paisajista. A otros les gusta la energía más roquera. Simplemente este disco es así, y el próximo será diferente, como el anterior.

Los anteriores trabajos no descuidaban eso que ahora comentan como "resucitado".
En esas búsquedas artísticas que uno hace tenés resultados con diferentes niveles de aceptación. Realmente, si hay algo que aprendí en esta trayectoria, es que no tiene sentido que yo trate de conformar a nadie con lo que hago, sino que básicamente busco sentirme bien, ya que no estoy traicionando mis intereses musicales. Trato de divertirme, de lograr cosas diferentes. Qué sé yo, me ha parecido una forma de revitalizarme. Por ende, nunca sé lo que quiere la gente; ni sé lo que quiero yo. Y la gente se tiene que adecuar a lo que hago y si no, no. Y así me ha ido muy bien. Prefiero tener toda la vida un buen nivel de prestigio en ese aspecto y saber que lo que estoy haciendo tiene calidad, y no bastardearme para vender unos discos más.

¿Las canciones nacieron con ese espíritu o tomaron ese carácter en el estudio?

Por un lado, las cosas venían con un proceso natural a partir de los últimos shows donde estábamos tocando la última etapa de la gira de Siempre es hoy. Era algo así como un desprendimiento de gira en su etapa de cierre, y ya tenía una energía rockera más notable. La gente que fue al Personal Fest 04 me lo comentaba. Lo que pasa es que hay mucho desconocimiento, se creen que lo que yo hago es una cosa para escuchar en un bar de Palermo, cuando en realidad mis shows son enérgicos, son fuertes, siempre han tenido una energía rockera muy importante, porque vengo de ahí y voy a seguir por ahí porque evidentemente es lo que me sale mejor. Ahora, el disco tiene además una concepción desde ese ángulo, está más "boosteado" [del término musical booster, "impulsor"], como todo eso amplificado, porque me interesaba que el disco tuviese esa contextura.

Leí que los primeros discos de Queen y de Led Zeppelin marcaron algo del espíritu que buscabas en esta oportunidad. ¿Podrías ampliar ese concepto?
Soy bastante fan de Queen y también de Led Zeppelin. Ambos grupos me resultaron como algo a tener en cuenta desde el punto de vista de la producción. Queen, desde el lugar de cierta ampulosidad y cierto clasicismo en los arreglos. Por el lado de Jimmy Page, tiene que ver con la producción sonora de las guitarras, divertirme tocando muchas guitarras, buscando un entrelazamiento entre ellas. Por eso, desde ese punto de vista musical, cité a ambos grupos como influencia. Por supuesto que no se agota ahí y ni siquiera creo que un disco se parezca tanto a todo eso, pero fueron referentes para también dirigirme hacia un lugar más clásico respecto de lo que yo estaba haciendo. Tenía ganas de hacer un álbum así. Si vos escuchás, la mayoría de las canciones tienen como un clasicismo, una forma o estructura, no estoy forzando experimentalmente nada, sino que estoy, de alguna manera, relajándome en estructuras que a lo mejor son más conocidas, lo que me divierte mucho hacerlas.

Desgraciadamente, algunos tampoco vacilan en definirte como un artista aburrido.

No sé, no entiendo la palabra "aburrimiento", empecemos por ahí. No soy ni siquiera aburrido en mi vida y no entiendo esa palabra. El que se aburre, tiene un problema, para mí empieza por ahí la cosa. Después, que dos personas digan eso, es suficiente frente a... cuántas personas que dicen lo contrario. La verdad es esa. ¿Por qué darle bola a un par de pibes que les gusta más el rock 'n' roll cabeza? Bueno, es problema de ellos, si es que eso les parece divertido.

Otra de las aseveraciones que flotaron ni bien salió este disco es que cada álbum está muy influenciado por el status emocional del artista, algo cuasi-radiográfico.
¿Pero a quién no, Gabriel? Es imposible que en una persona que quiere escribir sobre algo no tenga algún tipo de injerencia su vida personal o lo que ocurre a su alrededor. Es más, es fundamental tener algún tipo de inspiración de algo. Lo que no quiere decir es que yo haga de mis obras un diario personal. Esa es una lectura amarillista totalmente arbitraria y en realidad conspira tremendamente contra mi nueva obra. A mí me interesa que mi música tenga una lectura personal por parte del oyente. Soy uno de esos a los que no les interesa darle la comida envasada a la gente. Que la gente saque sus propias conclusiones y que piense un montón de cosas que a lo mejor ni yo pensaba cuando la estaba haciendo. Entonces, ¿por qué darle algo cerrado cuando no está cerrado? ¿Por qué ponerle un nombre a algo que no lo tiene? Es como si quisieran que definiera mi música. Imposible a esta altura, son muchas las posibilidades. Ojalá yo fuera una ameba de ese ser humano. No me interesa ser agarrado de ninguna manera porque me siento aprisionado, eso es lo que me molesta.


¿Les molestará no poder encasillarte y apelan a cierta agresión disimulada?
Obvio. Vengo teniendo éxito desde hace muchos años con esto y esa es la respuesta de la gente, pero hay muchos a los que eso les molesta. En realidad hay pocos, pero esos pocos hacen mucho ruido, es la verdad.


Las letras provocan siempre diversas interpretaciones y muchos creen que son lecturas de tu vida traducidas a canción, sensación que descarto por tu forma de hacerlas.
A mí me parece que juegan con cierto misterio, y la gente saca conclusiones y me divierto con esa situación, aunque -con franqueza- me parece una verdadera pelotudez. Lo único que me importa es que esa canción, una vez que la solté, le sirva a alguien para su propia experiencia, para lo que sea, ni siquiera me cuestiono su posterior utilización, desde la más bastarda hasta la más importante. Hay gente a la que le ha salvado la vida una canción en un momento terrible y otra gente a la que no le importa en lo más mínimo. A todos les llega pero no de una manera igual. En el aire están sonando todas esas canciones, así que no me puedo hacer cargo de lo que le parezca a uno u otro. Lo único que puedo decir es que, cuando yo escribo, no tiene nombre ni apellido, no es un noticiero de mi vida, nunca lo es. Muchas cosas las altero temporalmente y me las imagino, y no me pasaron ni me pasarán, pero si no hago ejercicio de mi imaginación en la composición, ¿cuándo lo voy a hacer? Es la única oportunidad que tengo de ser niño concretamente, siendo creativo, como si estuviese pintando, es el momento más infantil y más genial de todos. ¿Por qué la gente se empeña, sobre todo gente que trabaja de esto, en aprisionar las cosas, en buscar que eso tenga una caja?


Tu hijo Benito, que ya tiene su destacada experiencia con los temas que hace para sus CD hogareños, colaboró con vos en la letra del tema "Adiós". ¿Cómo ocurrió?
Benito conocía las "proto-canciones", los temas que no tenían más que título y alguna frase aislada por ahí, así que lo que yo le dije sobre "Adiós" fue que escribiera sobre eso, y él me preguntó si me interesaba que siguiese hablando de eso. Le contesté: "Sí, ¿por qué no? Por algo le puse ese título". Entonces él escribió las primeras dos líneas de la canción ("Suspiraban lo mismo los dos y hoy son parte de la lluvia, lejos") y pensé: "¡Chau! ¿Qué tengo que hacer yo ahora?". Bien, qué bueno que la evolución permita que un niño te pueda pasar el lampazo con eso, es creativo. Y después hizo hincapié en el tema de crecer y que Dios significaba algo, superar ciertas etapas, entonces era una canción muy positiva a pesar de tratarse de un adiós. Para mí, tiene mucho que ver con "Puente", hay algo por ese lado, un entendimiento de amor que me gusta, y qué bueno que mi hijo lo haya entendido así y me lo haya hecho entender de esa forma.


¿Cómo será el repertorio de los conciertos en Obras en pocas semanas?
Voy a tocar el nuevo disco entero, así que ahí vamos con Ahí vamos, full. Después estoy tomando un poquito de todos mis álbumes solistas, una o dos canciones, y también algo de Soda Stereo. Eso tiene más que ver con que sometí un poquito a consenso, más de lo que yo tenía ganas de hacer, de mi banda, porque ellos conocen mucho mi material y quería ver qué tenían ganas de tocar. Por otro lado, elegí canciones que hace mucho tiempo no tocaba, como "Tu medicina".


Grabaste con cuatro bateros y en un momento se habló que ibas a tocar en vivo con dos bateristas, algo muy al estilo de Abacab o Invisible Touch. ¿Cómo será finalmente?
Al final decidí que la banda se conformara con Fernando Samalea (batería), Fernando Nalé (bajo), Leandro Fresco (teclados y secuencias), Richard Coleman (guitarras y voces) y yo. Con eso creo que resolvemos toda la situación. Por supuesto que me encanta esa idea, no sé si la voy a hacer en esta gira. Definitivamente, no. Técnicamente, me encanta la idea de tener dos bateristas, pero sólo podría ser posible en algunos temas nada más, y no es bueno que alguien esté en un escenario sin hacer nada durante otros temas. Me parece que lo podemos resolver de la manera que lo estamos haciendo, pero en el disco estuvo fantástico que participaran todos los que participaron.


Venías consumiendo una abultada cifra de cigarrillos y en abril de este año el cuerpo te pasó una perceptible factura, que afortunadamente no trajo mayores problemas. ¿Cómo estás luego del susto que viviste con tu problema de trombosis en las piernas?
Soy una persona que en general tiene buena salud y, bueno, uno nunca imagina que va a pasar esto, pero también sabía que el año pasado para mí fue como un "año tsunami" en muchos aspectos -emocional, físico-, como que me permití agredirme de una manera a la que incluso no había llegado nunca. Digo "agredirme" en cuanto a dejar que la agresión entrara. Tiene que ver con que no me cuide lo suficiente en muchos aspectos. No hice la gimnasia que debería haber hecho para mi edad; la situación de los estudios a veces te lleva a un sedentarismo demasiado grande. Igualmente, esta cuestión es una alarma que en algún momento de tu vida aparece, más tarde o más temprano, y a partir de los 40 todo el mundo sabe que le puede pasar. Por suerte, Dios me avisó en vez de decirme "Chau". El hecho de avisarme permitió tomar cartas en el asunto y cambiar un montón de cosas en mi vida para sentirme mejor. Mi vida cambió mucho, es mucho mejor hacerlo, y bueno, ahora tengo algo concreto que me forzó a hacerlo. Antes era tan haragán que no lo iba a hacer. El cuerpo me dijo "Se acabó", y tuve que ponerme las pilas. Me siento muy bien, perfecto, me siento mucho mejor, estoy purificando cosas y estoy mucho más saludable, con una mirada puesta también en cuidarme, eso es lo mejor.


Muchos suponen que en septiembre de 2007 vuelve Soda. Yo creo que no.
Voy a estar con la gira de Ahí vamos, olvídense de eso.


¿Por qué creés que machacan con eso? ¿Es nostalgia o no les interesa este nuevo álbum?
Justamente. Entiendo que hay una pulsión siempre por repetir situaciones que lo han hecho feliz, y Soda Stereo ha hecho feliz a mucha gente con su música y con lo que ha pasado. Es el día de hoy que la gente dice que es "el grupo". Esa remembranza de todas esas generaciones que quisieron verlo en vivo es toda una presión que yo siento, que sentimos todos -Zeta, Charly y yo-, y no es que la desconocemos, pero en realidad yo no voy a sacrificar un ápice de mi vida para hacerlo por una cuestión de nostalgia. Si lo voy a hacer, será porque realmente tenga ganas de hacerlo. Y primero que todo está lo que estoy haciendo, este disco, y siento que lo que hago ahora es evolutivamente mucho mejor que lo que hacía con Soda Stereo, realmente lo digo. He mejorado muchos aspectos, me siento mucho mejor como músico, e incluso la respuesta, el público, todo ha cambiado, y son épocas irrepetibles. Lo que ocurrió con Soda Stereo ya pasó, terminó, listo. No lo olvidaré nunca, fantástico. Si alguna vez queremos algo recordativo, lo haremos, pero, la verdad, va a faltar mucho tiempo y que la gente se olvide porque el año que viene -para la época de los diez años de River- voy a estar tocando este nuevo disco, por lejos.


Entre las cosas que hiciste en ese tiempo sedentario estuvo producir a Shakira, alguien que tal vez necesitaba una mirada externa a esta altura de su carrera. ¿Cómo fue esa experiencia?
Yo no sé si el caso de Shakira es el de una persona que no sepa a dónde ir. En definitiva, es muy diferente trabajar con Shakira que con Leo García. Con Leo hay una cercanía musical, compositiva, hasta de país, que me hace estar mucho más involucrado. Shakira me llamó para participar en algunos aspectos de su disco doble como co-productor, y lo disfruté muchísimo porque ella fue muy permeable a lo que yo le decía, pero en definitiva la decisión y la dirección de todo eso la tomaba ella. De todas maneras, el trabajo de producción es diferente. Igualmente saco las mejores conclusiones porque muchas de las cosas que le dije le han servido -a mi manera de ver- para el mejoramiento de lo que hace.


Fotos: Nora Lezano/ Gentileza de Sony-BMG. Fotos en el estudio de grabación de: www.cerati.com



Copyright 2006 ©
www.elguitarrista.net
Volver Copyright 2003-2007 © www.elguitarrista.net