En la Web En el Sitio________Powered by NGD
Home | Guitarristas | Entrevistas | Artículos | Lecciones | Tabs | Servicios | Audio Digital | Blog Nosotros Contacto 10
Por Sergio Valor © 2003 .// Entrevistas
 
Miguel Botafogo

30 años con la música.

¿Cuándo descubriste tu pasión por la guitarra?
De chico, creo que una de las causas fue ver a Elvis Presley en las películas tocando la guitarra pero recuerdo también ver, desde el tranvía, la vidriera de una casa de música o una fábrica de guitarras que había sobre la calle Cabildo, me alucinaba. De la guitarra me enamoró el sonido, la forma, eso de ver a la gente abrazada a ella.

¿Cuándo comenzaste tus estudios?
A los 9 empecé a aprender con una maestra del barrio, tocando y cantando folclore, pero a los once mis viejos se dieron cuenta de que me gustaba y que me interesaba cada vez más, entonces me mandaron a tomar clases con un maestro que me enseñó técnica clásica (Carulli, Tárrega, Sor) y teoría de la música de Williams, la cual odié, pero me dí cuenta con el tiempo que me sirvió. A los doce me compré el Volumen I de Pappos’ Blues y cuando lo puse en el Wincofón para escuchar, me voló la cabeza. Cuando vino el profesor le dije si me podía enseñar a tocar así y me explicó que no, porque ésas eran unas técnicas americanas muy avanzadas, ¡cualquier bardo!. A partir de ahí me las arreglé solo y no fui más. Entonces comenzó mi peregrinaje por las casas de música de Belgrano, Nuñez, Urquiza y siempre veía algún pibe probando alguna guitarra, observaba y le afanaba algún yeite o a veces terminábamos siendo amigos y me pasaba algún dato de cómo tocar. Otra cosa que me sirvió fue el hecho de que alguién me dijo un día que poniendo en 16 revoluciones el Wincofón podía escuchar más lento los temas y así poder sacarlos (esto implicaba un buen trabajo de audioperceptiva). También aprendí yendo a ver recitales de Manal, Pappo, La pesada del Rock and Roll, el flaco Spinetta con todas sus formaciones (Almendra, Pescado). También recuerdo haber ido un montón de veces a ver la película Woodstock, en la cual siempre le prestaba atención a un artista diferente, un día era Santana , otro Alvin Lee, Los Who, y después salió la película de Los Perros rabiosos ingleses que era una gira impresionante de Joe Cocker. Muchísimos años después, en el 83, en Madrid comencé a estudiar con los libros de Berklee, de William Leavitt 1, 2 y 3, y a al volver a Bs. As conocí a Francisco Rivero, e hice con él un curso de improvisación en el cual recibí un montón de información, luego me inspiró para que estudie con otros profesores como Juan Carlos Cirigliano con el cual hice un curso de Armonía. Después estudié también armonía con el maestro Pedro Aguilar, que es un tipo grosísimo. En la misma época se habían puesto a estudiar Rinaldo Rafanelli y Gustavo Gregorio y nos juntábamos los tres a charlar, estudiar armonía, hacíamos ejercicios y uno le corregía al otro, todo eso me dió una apertura increíble. Todas esas cosas que aprendí son las que hasta el día de hoy estoy desarrollando e incorporarando dentro de mi música. Y hubo muchos artistas que me soportaron y me dieron la posibilidad de ir probando como Cantilo, Vitico, hasta Pappo ya que yo quizás quería meter en las canciones cosas que no tenían mucho que ver con el estilo y se la aguantaban y me dejaban probar, (muchas de estas hasta quedaron grabadas). Yo siempre digo que tengo una formación de potrero y escuela.

¿Debutaste profesionalmente con Pappo’s Blues?

Si, mi debut profesional fue con Pappo pero anteriormente tuve otras bandas que tocábamos en clubes de barrio.

¿Cómo sucedió esto de tocar con tu ídolo?
Empecé como plomo de Pappo, y lo conocí por intermedio de uno de los pibes que paraban con nosotros ahí en Belgrano, que se llamaba Darío Fernández que era plomo también de Pappo’s Blues. Al separarse Pappo’s Blues 3, donde tocaban Pomo y Machi, Pappo me invita a tocar el bajo y yo le dije que nunca lo había tocado, pero éste insistió y al rato me trajo un Rickembaker y un equipo. El día de los inocentes de 1973 debuté con Pappo, y siempre le voy a estar agradecido por haberme dado esa oportunidad y más sabiendo como es este medio tan celoso, y remontándonos a la Argentina de hoy, de Menem, Barrionuevo, de DeLarrua, Chacho, cada vez se hace más valioso estos tipos de gestos. En Pappo’s Blues 7 (disco grabado en vivo), donde tocaba Alejandro Medina, yo también toqué pero esta parte no salió grabada. La historia fue que en los bises, Alejandro no quería salir porque estaba hecho polvo porque el tipo en cada tema pone la vida. Así que Pappo me dice que yo suba a tocar la guitarra slide, que Darío toque la batería y él tocaba el bajo ya que la grabación había terminado;, lo que me sorprendió fue ver entre la gente del público al flaco Spinetta (fíjate cómo cualquiera fue y se compró la entrada para ver a Pappo’ Blues) y me emocionó mucho, ya que desde la platea cuando terminó el tema me miró y me levantó el dedo pulgar como símbolo de que había salido todo bien.

¿Qué recuerdos te quedan de la etapa de Durazno de Gala?
Y, me quedan los discos, la satisfacción de que por donde vaya siempre hay gente que se acuerda y me pide algún tema. Esa época coincide con la etapa de estudió y Durazno me sirvió para poner en práctica muchas de esas cosas que aprendí, desde arreglar unos caños, trabajar los acordes con un piano, armar distintos grooves, o tocar cosas más latinas. Tocamos como teloneros, Santana, BB.King y además, Taj Mahal tocó junto a nosotros.

Contame un poco como va ser el show de los 30 años con la música, ¿Qué vamos a ver?
Lo que la gente va a ver es lo que no se ve últimamente, una zapada, músicos improvisando sobre un esqueleto y jugando con la música. Yo por ejemplo, juego a ser Pappo, para mí la música no deja de ser un juego, porque he vistos a muchos que se ponen serios y es tremendo, que a veces por saber 3 o 4 acordes más miran a la gente por arriba. Y digo un espectáculo que no se ve en la actualidad, porque las puestas en escena de hoy en día son impresionantes y durante 2 años los grupos tocan en vivo el CD que acaban de sacar y lo presentan hasta que sale el próximo (lo que está bueno porque veo el progreso que hubo desde que empezó el rock nacional hasta ahora, pero es como poner el CD en el equipo de música). Ahora no hay riesgos, todos los grupos tocan los temas de sus discos siempre igual. Fijate que músicos como Pappo, Eric Clapton, Peter Green, Muddy Waters nunca tocaron un tema dos veces de la misma manera.

¿Cómo surge el hecho de usar uñeros para tocar?
Lo que a mí me atraía era tocar con dedos, al primero que vi fue al Conejo Jolivet (pappo’s Blues, Dulces 16). Los uñeros me permitieron mantener el mismo toque ya que cuando comencé a tocar con los dedos luego de un tiempo arriba en el escenario empezás a transpirar y se te ablandan los callos y terminaba lastimándome los dedos, lo que producía que poco a poco toque más despacio. Luego empecé a aprender cosas del fingerstyle, Ragtime Bues, y ahí queda definitivamente el uso de uñeros.

¿Que guitarristas te influyeron?
Y, fueron muchos. Pappo, Albert King, BB. King. Freddie King,
Muddy Waters, siempre traté de sacarles cosas, aprender.

¿Qué guitarristas argentinos admirás?
Hay varios, Francisco Rivero, Lito Epumer que fueron de los primeros que empezaron a fusionar el jazz con el rock, Luis Salinas parece un fenómeno. Otros pueden ser el Conejo Jolivet, Gabriel Carámbula, Gringui Herrera, los históricos como: Claudio Gabis, el Ruso Lebón, y también hay tipos muy espectaculares como Rafael Nasta, este pibe Lucas Edler que toca en Menphis que fue alumno mío, Maxi Valdeneu de Santa Fe que ahora vive en Chicago y es el niño mimado del South Side de Chicago. Falú también me gusta, y a Juanjo Domínguez que cuando lo veo tocar se me caen los pelo .

¿Qué recursos usás en la improvisación?
En mi forma de tocar el esqueleto central de la improvisación es la pentatónica menor, yo toco básicamente blues en mayor y menor. Me gusta lo sintético de la pentafónia, fijate que es una escala milenaria, los negros llegaron a América con la pentafonía. Otra cosa que trato de hacer es en el IV y V resaltar las notas de estos acordes, también uso sextas, terceras, y algunos arpegios. Y por supuesto todo esto combinado con slides, estiradas, ligados, vibratos. Me gusta tambien seguir tocando con la pentatónica aunque la armonía se complique. De una parte hasta ahora estoy trabajando en todo lo que fui aprendiendo y que no pude desarrollar en el mango técnicamente, así que de a poquito me
estoy haciendo amigo de todas las digitaciones, escalas, arpegios, inversiones en todo el círculo de quintas.

¿Qué consejo le darías a un pibe que recién comienza en el camino de la guitarra?
Este es un país superficial, los hijos de un presidente se copian para pasar de año en la facultad, los profesores están más preocupados por las planillas que por la educación, entonces rompan ese cascarón, y no se queden solo con lo que les dan, investiguen y profundizen sobre todo lo que les guste. Nunca pierdan el sentido del juego en la música, fijate los indúes llaman al Lilah(juego) y la palabra inglesa Play(que se usa para jugar y tocar) y nosotros decimos ejecutar, interpretar.


Copyright 2003 © www.elguitarrista.net
Volver Copyright 2003-2007 © www.elguitarrista.net